viernes, 29 de mayo de 2009

Como un cuento de hadas...


Tenía frío, mucho frío. Era lógico, estaba comenzando junio. Lo raro es que así se sentía desde hacía meses... El clima tiene sus temperaturas naturales, pero su alma vivía en un prolongado invierno...

Y así caminaba errante por el bosque, con manos frías y voz ahogada. Las alas caídas, los ojos brillantes. Las hadas tristes pierden su magia, le decían, pero ella no lo creía. Y allí estaba, cumpliendo la ley de los sabios, sin magia, sin razón de ser...

El bosque a su alrededor construía y desarmaba vida. Su ciclo inalterable, le era indiferente a esa hadita que avanzaba hacia la nada, que se perdía entre las bambalinas de ese todo que era el bosque...
Un día supo ser mágica y brillante! Alegre y sagaz... Dando lo mejor que tenía, volvía a llenar su ser con los mejores deseos para sí misma y para los demás. Y en esa etapa de oro, lo conoció a él, aquel centauro majestuoso e imponente, fuerte, seguro y libre... tal vez demasiado.

Este centauro vivía su vida sin eternidades, con una nueva aventura cada día. Hazañas, descubrimientos y amores únicos, que no reperían ni escenarios ni actores. Vida salvaje y nómade, en constante evolución...
Y un día, el lapso máximo para el centauro, fue todo lo que compartieron. El hada vivió 24 horas de esas que se deslizan lentamente, que pueden cobijar un sinfín de diversas experiencias, que pueden modificar tu existencia y cambiarlo todo. El centauro vivió 24 horas como las que emprendía cada día, llenas de adrenalina y con hora de partida, con adioses eufóricos, de vistas al frente y sin tristezas...

Y los colores y aromas que envolvieron a esta hada por aquel radiante día, se fueron junto a los pasos de aquel independiente ser. Se creía en un bosque de verdes opacos, con sonidos de lamentos, con humedad de llantos...

Cuando detuvo sus pasos, fatigada de ese paseo autómata, cayó a tierra sin fuerzas. No sabía cuánto tiempo había pasado, cuando sintió una cálida mano corriendo el cabello que cubría su rostro. Con la mirada cristalizada, no lograba ver quien la ayudaba y mecía en sus brazos...

Y allí estaba un hado, mágico y vivaz, como ella supo ser. Servicial y repleto de calidez, como ella supo ser. De ojos cándidos y bondad, cómo ella supo ser. Y mientras paseaba por el bosque, no sintió aquellos exóticos y novedosos aromas que conoció con el centauro. No se deslumbró con fosforecentes y psicodélicos colores como con aquel. Redescubrió su hogar tal y como ella lo amaba. Escuchó los sonidos más conocidos, y a la vez tan extrañados... Todo volvía a tener sentido, en aquellos brazos creados para ella...
...

Y colorín colorado... este cuento ha terminado! :)

19 comentarios:

El Vengador Pitufante dijo...

A mí me suena a que se conformó

Gisela Ange dijo...

Creo que algunos pueden verlo de esa manera... y está bien!
Yo creo que hay cuestiones o seres inconquistables.Y se puede añorar aquello para siempre, olvidando todo lo demás, o aceptar un nueo comienzo, con una nueva perspectiva.

Hay personas que eligen, y otras que son elegidas, a su vez. De esto surge un equilibrio, con puntos de encuentro.
Gracias por la opinión! :)
Saludos VP

Tomás Münzer dijo...

Eeeehhh, estamos hablando de un chico??? De un romance fugaz???

Gisela Ange dijo...

jajaja, que raro yo hablando de amor, no??? :P

Digamos inspirado en un amor platónico... como cuando conocés un alma que parece hecha a tu medida. Que aunque no conozcas del todo, presentís que todo encastraría en un puzzle perfecto...

Igual todo es fantasía, los bosques encantados no existen más que en los cuentos...

CCDSY dijo...

Como no existen los bosques encantados? ☺

Muy buen cuento!!

Gisela Ange dijo...

Yo llegué a conocer bosques encantadores, pero encantados nop! :P
Vos sí?
Gracias Yoryi! ;)

María dijo...

Está muy lindo el cuento Gise.
No me vas a decir que las hadas tampoco existen, no?!

=P

Tomás Münzer dijo...

Uh, no existen??? Nos cagaste la fantasía y la magia a todos, che...

Gisela Ange dijo...

María!!!
Gracias! Qué bueno verte por aquí :)
Emmmm, no quiero seguir matando ilusiones, y yo quiero seguir creyendo, así que vamos a suponer que existen!

Tomás... jajaja, ooops! :P
Cuando cierro los ojos, el cuento se vuelve realidad y juego a ser hada... La vida se puede alternar entre esas dos realidades! Retiro lo dicho entonces! ;)

SIL ♥ dijo...

Si que existen las Hadas!! jajajaja


Un cuento con hadas, ¡qué lindo! (capaz que no sabías que me gustaban jaja)

Y si, creo que a veces pasa, creo que a veces son instantes en los que la magia hace lo suyo, y uno revive; ya sea a través de personas, de momentos, de sensaciones, de encuentros, de hallazgos...hasta que se logra creer en bosques encantados.

Y también a veces, uno se encuentra con esa persona que nos eligió, pero que no necesariamente elegimos nosotros; y ahí creo que está el dilema, si se toma como la opción posible/única, preponderando ante todo su elección (la del otro), o nos arriesgamos a seguir buscando y haciendo por nuestra elección, más allá del resultado. Es TODA una decisión...

Que se yo, complicado, igual no nos olvidemos que el HAdita del cuento sólo recuperó la magia, cuando se encontró con el centauro...




AHora...



Contame del centauroooooooooo, mañana me conecto asi arreglamos una ronda de bebida blanca jajajajaja. Es urgente jajajaja.

Besotes Gise, que tengas un buen finde :)

Gisela Ange dijo...

Sillllll♥ amiga!!!
En serio te gustan las hadas?? :PP
Pero si vos sos una Hadita Oficial! ;)

Es todo un dilema, los centauros son por demás atractivos y atrayentes, hechizan! Pero también lastiman y abandonan. No tienen suficiente con un hada... :(

Por favorrrr! No tomo hace un montón! Y como dice Hori, la abstinencia de bebidas no es saludable! :P
Conectate y charlamos y arreglamos y hablamos de centauros y hados! ;)
Besote amigaaaaa!!!

Gurisa dijo...

Muy bueno el cuento! Me encanta la analogía que tiene con ciertos casos de la vida real. ¿Y encima decís que no sabés qué escribir en Punto G?

vegetal dijo...

Me pregunto si el hado era flogger... porque en ese caso lo elimino... ¬¬' de todas formas... casi me gusta la historia... a decir verdad me atrapo...

adios insecta...

Gisela Ange dijo...

Guri: gracias! jeje, es que no sé si da lo cuasi-meloso en Punto G... tendría que animarme! Saludos Guri :)

Vegetal: wowwww, como me sorprendiste insecto!... jaja... no es flogger... sino ya lo hubiera eliminado yo... por otro lado... que bueno que te atrapó la historia... porque eso quiere decir que te quedaste un ratito acá... jaja... hasta que pudiste escapar... gracias por venir... te extraño insecto!... te mando un beso grande... adiós!

vegetal dijo...

jaja... es verdad... hacia mucho que no pasaba... te voy a visitar de vez en cuando para traerte el horror jaja... un... naaah... por cierto... pase un tiempo agradable leyendo... y sobre todo si el hado no es flogger... ahora voy a poder dormir tranquilo...

adios insecta...

Gisela Ange dijo...

Vegetal... siempre bienvenido... lo sabés!... jaja... si querés llamarlo "horror"... por mí está bien... jaja... podés dormir tranquilo... bah, si es que dormís de vez en cuando... adiós!

vegetal dijo...

en ciertos momentos... ayer por ejemplo me eche una siesta... soñe con un bosque... pero despues lo queme... asique no viene al caso...

adios insecta...

Gisela Ange dijo...

oh!... no habrá sido mi bosque encantado, no?... porque está muy bien que duermas... pero no que destruyas mis ilusiones :P ...
adiós insecto... :)

vegetal dijo...

hhmmm... no creo... encantado no estaba... igual sabes que antes que destruir tus ilusiones destruyo todo lo existente... adios insecta...